El nuevo embajador de Ecuador en Bogotá, Raúl Vallejo, prometió este jueves “mirar hacia adelante” en las relaciones bilaterales, plenamente restablecidas tras la crisis desatada en marzo de 2008 por un ataque de Colombia a la guerrilla de las Farc en territorio ecuatoriano.

“El gobierno ecuatoriano, con el restablecimiento pleno de las relaciones (…), quiere fortalecer vínculos históricos que nos han unido, restañar las heridas del pasado y mirar hacia adelante”, dijo Vallejo en sus primeras declaraciones a periodistas colombianos.

Afirmó que “la política de Ecuador es no permitir que en su territorio se instale cualquier grupo irregular, sean estos paramilitares, narcotraficantes, de la guerrilla de cualquier signo y de cualquier nombre”.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rompió en marzo de 2008 las relaciones diplomáticas con Bogotá, en reacción al bombardeo del Ejército colombiano a un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano, que dejó 25 muertos, entre ellos Raul Reyes, numéro dos de esta guerrilla.

Los nexos entre Colombia y Ecuador fueron restablecidos a nivel de encargados de negocios en noviembre de 2009, y un año más tarde, el 26 de noviembre, Correa y su par colombiano, Juan Manuel Santos, restablecieron plenamente las relaciones.

Vallejo dijo además que la lucha contra el narcotráfico en la frontera bilateral debe darse por separado. “La policía antinarcotráfico en Colombia, la policía antinarcotráfico en Ecuador. Queremos trabajar cada uno en su país combatiendo el narcotráfico”, declaró en una tácita alusión a las fumigaciones fronterizas de cultivos rechazadas por Quito en el pasado.

Además anunció que pondrá énfasis en mejorar la balanza comercial binacional que en este momento es desfavorable para su país. Entre enero y octubre de 2010, las ventas de Ecuador a Colombia sumaron 651,8 millones de dólares y las compras 1.682,6 millones, según el Banco Central de Quito.

Aseguró que “en nuestro país nuestros vecinos son absolutamente bienvenidos”, confiando en que Ecuador deje “en algún momento” de exigir a los colombianos un certificado de antecedentes judiciales para su entrada.